Los vadinienses y Vadinia

CIMG0046
Castro de Vegamediana. (Sabero) Foto: Siro Sanz García exsurgecistierna.blogspot.com.es
Autor: Julio de Prado Reyero
Las márgenes del Sella y del Esla están llenas de lápidas vadinienses colocadas sobre los sepulcros de sus héroes o bienhechores, González Echegaray en la 2ª edición de su obra Los Cántabros enumera más de 40, sin contar las del Sella. De todas ellas se dará cuenta al hacer la historia de cada pueblo. Posteriormente Francisco Diego Santos en su obra Inscripciones Romanas en la provincia de León da a conocer, transcribiendo y traduciendo alguna más. Con motivo del derribo de viviendas a la hora de cerrar el pantano apareció alguna otra.
Todas ellas tienen características comunes, señalándose en la mayoría de ellas la condición vadiniense del difunto. Generalmente estas lápidas son peñascos de arenisca, de tono ocre rojizo, que miden de 1,25 a 1,50 metros de largo, 0,67 de ancho y 0,25 de grueso. Si bien hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos se encuentran fragmentadas por haber estado colocadas en alguna edificación posterior o muy desgastadas por haber servido en ocasiones de umbral, siendo a veces difícil su interpretación. En el siglo X un documento del Monasterio de Eslonza hace referencia a la petra scripta que sirve de mojón entre Vozmediano y La Velilla.
1274884322Llámense estas lápidas vadinienses por corresponder a los cántabros vadinienses que poblaron el Alto Esla y el Sella. Su capital era Vadinia. ¿Dónde estaba Vadinia? Éste era uno de los tantos enigmas históricos, que hizo colocar esta ciudadela, con más o menos fundamento a unos en la zona del Sella cerca de Corao o Cangas de Onís y a otros en Riaño, Crémenes o Villapadierna; pero siempre sin fundamentación alguna. El mismo J.M.González a este respecto con toda franqueza confiesa que todo esto resulta problemático, pues no sabemos si los vadinienses de Asturias eran prolongación de los de la vertiente leonesa, o si los vadinienses de León eran una prolongación de los Asturianos.
En las inmediaciones del Castillo de Aquilare o Aguilar de Sabero, y concretamente en los terrenos ocupados por el antiguo Castro de Vegamediana, que es el más importante de la región, se conserva el topónimo de La Cildad. Ante la coincidencia de este nombre con el de Monte Cildá en Olleros del Pisuerga (Palencia) donde González Echegaray sitúa la Vellica de Ptolomeo, como se ha constatado con alguna inscripción allí encontrada y que él identifica con Bergida, creemos que la Cildad de Sabero se corresponde asimismo con Vadinia, suposición que comparte el mismo González Echegaray, quien asegura que hasta el momento este topónimo se ha encontrado únicamente en lugares donde estuvieron ubicadas algunas de las antiguas fortalezas militares o cívitas. Por otra parte, se trata de un lugar estratégico fuera de serie que lo aprovecharon sucesivamente romanos, godos, árabes y cristianos medievales.
De todas formas Vadinia jugó un papel muy importante en los albores de nuestra historia, puesto que desde ella se organizaban coordinaban la vida y la acción de los innumerables castros de nuestra geografía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s