El río Esla y los Celtas

14734337329_406fd40871_z
Fotografía: ©juanluisgx 2014
Autor: Julio de Prado Reyero
Comenzar la historia del Alto Esla hablando del río Esla, a primera vista parece un tanto romántico e ilógico; sin embargo no es así, pues a parte de ser este río como una especie de su columna vertebral, hasta nuestros mismos mayores nos han llegado refranes y dichos que nos hablan de la importancia y veteranía de nuestro río, al que siempre llamaron río Grande y río Caudal y se referían a él asegurando que esto o aquello es más viejo que la orilla del río.
El río Esla, no sólo es importante por ser el más caudaloso de la provincia, lo que le ha valido el título de Padre y Señor, como nos lo recuerda el P.Getino al insinuarnos que el Esla y el Sil son los grandes señores de la hidrografía leonesa, a ellos vienen a rendir el tributo de sus aguas los restantes ríos, si se exceptúa el caprichoso Valderaduey. Por otra parte nuestra historia nace y se desarrolla junto al río Esla.
No siempre nuestro río tuvo este nombre: al principio se llamó Astura, luego Estura, más tarde en la época medieval Istola o Estola y también Stola, pasando después a abreviarse en Estla, hasta llegar definitivamente en el siglo XIII a la actual denominación de río Esla.En cuanto a su etimología, hoy está generalmente admitido que es uno de los muchos vocablos vascos que perduran en nuestra tierra. Astura procede del euskera ast-ura o ur; a saber peña y agua, que en este caso significa agua de las peñas.
El primer historiador que menciona el río Astura es el romano Floro en el siglo II después de Cristo. A continuación lo hace el hispanorromano Paulo Osorio en torno al año 418, siendo seguro que, tanto el uno como el otro, lo hayan tomado de la Historia de Roma de Tito Livio, contemporáneo de Cristo, cuya obra en parte ha desaparecido. El geógrafo griego Strabón que nació en el año 63 antes de Cristo, no menciona expresamente este río, pero sí nos habla de los cántabros y astyres o astures. San Isidoro de Sevilla, que vivió en el siglo VI, en su famoso libro Las Etymologías nos habla asimismo del río Astur y añade que los habitantes de esta zona recibieron el nombre de astures, porque habitaban cerca del río Astur y vivían encerrados entre montañas y selvas.
En consecuencia, la región poblada por los astures o Convento de los Astures recibió el nombre de Astura y era tan amplia, que limitaba al note con el Mar Cantábrico y al sur con el Duero, denominándose a aquellos astures transmontanos y a los de la vertiente de acá foramentanos, que a su vez se dividían en bergienses o bercianos con capital en Bergidum, los augustanos con capitalidad en Astúrica Augusta (hoy Astorga) y los lancienses, que tenían la capital en Lancia (en las inmediaciones de Mansilla de las Mulas) y a cuyo territorio pertenecía parte del Bajo Esla.

Un comentario sobre “El río Esla y los Celtas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s