La Ruta de los Miradores

Características de la ruta:
  • Mapa de la ruta

    Tipo de recorrido: Circular

  • Longitud: 8,1 km
  • Duración: 3 horas y media aprox.
  • Desnivel: 539 m
  • Uso recomendado: Peatonal
  • Dificultad: Media/Baja
  • Época recomendada: Todo el año

 

Comenzamos la ruta en la Plaza del Cantón, justo delante del Albergue de Sabero y continuamos hacia abajo en dirección al barrio de Los Valles, donde debemos de cruzar con precaución la carretera CL-626 y allí tomamos el camino que sale a la izquierda y que asciende en paralelo a la carretera. Nos vamos adentrando en un bonito bosque de hayas y robles y continuando nuestro ascenso llegaremos a la Fuente de LLaneces, donde podremos coger agua. Sin dejar el camino proseguimos la marcha hasta llegar a una curva de casi 180º, donde nos saldremos a la izquierda para coger una vereda que en zig-zag nos conduce hasta el Mirador del Castro, donde podremos descansar de la intensa subida además de deleitarnos con las magníficas vistas que desde allí tenemos. Al norte podemos ver el serpenteo del río Esla y su ribera y el impresionante macizo de Pico Moro y Peña Rionda. Al oeste veremos el Valle de Sabero y al este Peñacorada. Justo debajo del mirador pegado al río, encontramos todo lo que quedó del antiguo lavadero de Vegamediana, donde se lavaba, secaba y clasificaba el carbón de la mina.

Valle de Sabero

Continuamos la marcha hacia el sur, llegando al Castro. Accedemos a este castro, que posiblemente tiene más de 2000 años, atravesando el muro que lo cerraba. Podemos apreciar este muro por la cantidad de piedra que allí veremos. Girando a la izquierda, atravesaremos el castro de oeste a este hasta llegar al muro que lo cerraba por la parte inferior. Antes de llegar a este muro, en la parte norte del Castro está prevista la construcción de otro mirador sobre Vegamediana, desde el cual podremos observar los restos de esta factoría minera. Salimos del Castro dirección sur y tras cruzar un camino carretero cogemos una senda a media ladera hasta llegar al Mirador de Vegabarrio, observatorio ideal sobre las balsas de decantación (empleadas para depurar las aguas de mina), vemos Peñacorada, el pinar de Los Rejos y Cistierna con la ribera del Esla al fondo. Este mirador se asienta sobre una base de hormigón que fue soporte de una torreta de la Linea de Baldes, la que se encargaba del transporte del escombro que salía del lavadero de Vegamediana. A la derecha del mirador sigue la senda, a través de unas hermosas encinas, y que desciende en zig-zag hasta una gran escombrera formada con el escombro que fue depositando la Línea de Baldes con el paso de los años.

Seguimos la ruta en dirección oeste por el camino que tenemos a la vista, cruzamos la alambrada que delimita los terrenos de Sabero y de Cistierna, y tomamos el camino de la derecha que va hacia abajo. En poco tiempo estaremos dando vistas a una laguna que se forma detrás de la escombrera, la dejaremos a la derecha ya que seguimos el camino viejo buscando la Collada del Castillo. Desde aquí realizaremos la ascensión al Castillo de Aquilare por  una de las muchas sendas que nos conducen en una corta pero intensa subida hasta la cima. Arriba veremos los restos del castillo de cuya existencia ya hay datos en el siglo X. Aunque el historiador Siro Sanz y  el coronel Tomás Cembrero (experto en castillos) datan este castillo en el siglo VIII ó IX en un estudio realizado recientemente. Además constatan la existencia de otras torres defensivas en la zona, conformando un gran complejo defensivo alrededor del castillo.

Una vez finalizamos el descenso bordeamos la escombrera por el camino de la izquierda. Bajamos un poco para tomar una senda en diagonal que nos subirá a una pequeña collada, y girando a la derecha subiremos por una senda muy montisca dirección a una torreta metálica que se ve en lo alto de la sierra en la que estamos. En esta torreta está situado el Mirador de Retorno, denominado así porque en esta estructura metálica es donde la Línea de Baldes retornaba en su recorrido de vuelta al lavadero de Vegamediana. Desde aquí tenemos magníficas vistas a Cistierna, a Vegabarrio, a Los Rejos, a Peñacorada y a la Peña del Castillo de Aquilare.

Restos de un torreón

Después de un merecido descanso continuamos la ruta y para ello debemos descender por el mismo camino hasta la collada del castillo. Mirando al norte observamos el Prao Fuego y la Cildad (asentamientos medievales), pero para seguir la ruta no bajaremos a ellos. Cogeremos una senda que parte hacia la derecha entre escobas. Por esta senda bordeamos el Prao Fuego por la izquierda y sin perder altura llegamos a la Peña del Anís, a la cual ascendemos con una corta subida entre rocas. Una vez arriba vemos los restos de un torreón que formaba parte del entramado defensivo del castillo, además disfrutaremos de una agradable panorámica de Sabero. Ahora debemos prestar especial atención a la bajada de la Peña del Anís a las Ruedonas, ya que la realizaremos por una empinada ladera con una gran cantidad de piedras sueltas y es muy fácil resbalar aunque sin ningún peligro. Las Ruedonas son las poleas que se encargaban de subir y bajar las vagonetas de carbón por el plano inclinado hasta Los Valles. Una vez llegamos a la Ruedonas cogemos un sendero que se adentra primero entre robles y después entre hayas, a través del cual tras un corto y agradable paseo llegamos a la fuente de LLaneces, desde donde descenderemos al pueblo por el mismo itinerario que por donde subimos.

Enlace para descargar el Track de la ruta:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3715800

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s