El Casino el gran edificio del valle minero

sabero 2El Casino de Sabero se ubicó, en un principio, en un pequeño local, pero pronto dio paso a un gran edificio, con tejado de pizarra y grandes sillares de piedra, que se convirtió en el centro del ocio en el valle.

Buena parte de sus instalaciones estaban ocupada por un extraordinario cine-teatro, con capacidad para 474 personas en cómodas y acolchadas butacas, y cuatro palcos para los ingenieros de la empresa con seis butacas. Y de su refinamiento daban fe las grandes cortinas de terciopelo rojo que cerraban el escenario y todos los accesos a la sala, los dos elegantes palcos reservados para ingenieros y autoridades y el ambigú, exquisitamente decorado y que conectaba el cine con la cafetería.

Varias sesiones semanales, con los últimos estrenos, llenas a rebosar, daban vida a uno de los cines más antiguos de la provincia.

La planta baja del edificio la ocupaba una amplia cafetería, con mesas de mármol. En la puerta, como no podía ser menos, un portero uniformado controlaba el acceso, restringido a los socios. Aunque solía estar llena, nunca faltaba una mesa disponible para el director de la empresa.

En la planta alta, una moderna sala de fiestas servía tanto para realizar las verbenas de Nochevieja y otras fiestas, como para organizar los banquetes de la empresa para eventos varios, como los homenajes anuales a los jubilados. La gran colección discográfica que albergaba, con los últimos éxitos nacionales e internacionales, nada tenía que envidiar a la colección de libros que formaban la biblioteca del casino. Completaba esta planta una sala de billar y una amplia terraza.

El Casino, propiedad de Hulleras de Sabero, funcionaba mediante un asociación de empleados de la empresa y vecinos de la comarca, que lo gestionaba, y de él se encargaba una persona a la que se le concedía la explotación del negocio.

El emblemático edificio social fue construido en 1954, siendo su artífice Prudencio Barrenechea Sánchez, arquitecto de regiones devastadas y arquitecto municipal de León y contó con un presupuesto de 958.3?282,27 de las antiguas pesetas.

En 1993, junto con el cierre definitivo de las explotaciones mineras en la Cuenca de Sabero, puso fin el edificio a su cometido social, siendo adquirido en 1995 por tres hermanos constructores, afincados en Asturias y vinculados a Sabero. Desde un principio, según sus propias palabras, ha sido Pepe el que se ha encargado de la dirección del negocio, una vez que decidieron hacer la inversión en la adquisición del antiguo Casino, motivados porque su madre era nativa de Sabero y con las perspectivas de que podía ser una inversión rentable de futuro. Pese a todo, siguen adelante.

J.M. CASTRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s